Notas de Conexión

Moscas en el Perfume

September 6, 2021

“Las moscas muertas apestan y echan a perder el perfume. Pesa mas una pequeña necedad que la sabiduría y la honra juntas.” Eclesiastés 10:1

 

El ungüento o aceite del perfumista era un perfume caro y fragante. Era precioso, hecho a mano y considerado todo un lujo. Probablemente estemos más familiarizados con la historia en las Escrituras con el frasco de alabastro, cuando la mujer abrió su precioso aceite y lo derramó todo sobre los pies de Jesús. El precio equivalía al salario de un año, probablemente la posesión más valiosa que tenia. Aquí Eclesiastés dice que este ungüento precioso puede ser arruinado por las moscas, y luego las compara con el pecado. Una pequeña locura puede arruinar tu reputación. Lo que lleva tiempo construir, se puede destruir en un momento. Quizás es por eso que a Satanás se le llama el señor de las moscas, Belcebú. Como moscas en nuestros hogares, si no tenemos cuidado de protegernos contra el pecado que ingresa a nuestras vidas, se multiplicará y dejará un hedor repulsivo.

 

El pecado no solo es como moscas, el pecado es como un miembro particular de la familia de las moscas, el mosquito. El amor cubre, pero los mosquitos se esparcen ... Se propagan enfermedades y dolencias, y lo hacen todo a través de la sangre. El mosquito mata a 1.000.000 de personas al año. Mata más que los leones, más que los osos, más que serpientes venenosas. Es mortal. El mosquito entra, casi siempre sin ser detectado, y te quita la sangre. Deja una pequeña hinchazón en el exterior, pero lo que sucede en el interior, lo invisible, es lo que puede ser mortal. El pecado también viene por la sangre. La sangre de Jesús. La sangre que te protege, que te limpia, que hace de tu vida un aroma fragante al Señor. Si no tenemos cuidado, el pecado entrará sigilosamente como las moscas, como los mosquitos, y comenzará a sacarte lentamente la sangre.

 

La buena noticia es que Dios nos dio un regalo que aleja el pecado. Así como los mosquitos se sienten atraídos por el agua estancada, También los cristianos estancados son tierra fértil para el pecado. Pero donde el Espíritu fluye libremente, como el agua dulce, ¡el pecado no puede crecer! Dios nos dio el Espíritu Santo, un río de agua viva, ¡y los mosquitos no se sienten atraídos por el agua en movimiento! Si estás listo para sacar el pecado de tu vida, si estás listo para recibir sanidad y bendición desde arriba, ¡entonces mueve las aguas! Cuando el agua se mueve, esos mosquitos no se quedan. Y cuando permites que el río de agua viva, el Espíritu Santo, se mueva en tu vida, el pecado no ganará.

 

Incluso si has cometido errores, si estás en medio de una batalla, sientes que no puedes ganar, la verdad sobre ese versículo, Eclesiastés 10: 1, es que las moscas estaban muertas. Sí, el pecado viene a destruir. Deja un rastro de desastre y, como las moscas en el ungüento, un hedor. PERO, ese aceite precioso, la unción de Dios, la presencia del Espíritu Santo en su vida, vencerá el pecado. Las moscas no pueden sobrevivir en el aceite, los mosquitos no se sienten atraídos por el agua en movimiento y el pecado no puede prevalecer en TI si estás en Cristo Jesús.


Related Products


Related Broadcasts