Vote 2020
Vote 2020

Your vote counts! If you haven't registered to vote, now is the time.

Notas de Conexión

Especial de la Familia Franklin

April 09, 2020

 

“Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo; si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre”
– 2 Crónicas 7:13-16

 

“Si mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado”, esta es la escritura de referencia en tiempos de hambre y guerra. En tiempos de incertidumbre, nosotros como creyentes hemos recurrido a esta escritura una y otra vez: Humillarse. Orar. Buscar el rostro de Dios. Arrepentirse. Y sabemos que Dios escuchará nuestras oraciones.

 

Sin embargo, lo que necesitamos para abrir nuestros ojos hoy no es el versículo 14, es la condición que activa esta promesa: “Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o si enviare pestilencia a mi pueblo... ”(v. 13).

 

Estamos viviendo en el tiempo en el cual Dios promete escucharnos desde el cielo.

 

Dios no envió este nuevo tipo de coronavirus. Por el contrario, creo que a Dios le interesa más detener las cosas. Al igual que detuvo el mar Rojo, detiene desastres, plagas, terrorismo e incluso pandemias. Si no fuera así, ¿cuánto más daño no veríamos? ¿Cuánto peor sería? Pero llegan momentos en los que El "cierra los cielos" y permite que la devastación siga su curso. Ahora nos humillaremos y buscaremos su rostro, y él escuchará nuestras oraciones.

 

Hemos estado aquí antes. No es la primera vez que nuestra nación se ha enfrentado al pánico y al miedo: ¡Dios nos ha sacado adelante antes y lo volverá a hacer! Este no es el fin. Nadie está disminuyendo la gravedad de lo que estamos enfrentando, pero no es el fin del mundo. Puede ser el catalizador de un gran cambio en nuestro mundo; sólo el tiempo lo dirá. Pero sin lugar a dudas, es una llamada de atención. Es un llamado a la realidad. Es un recordatorio de que nuestro aliento de vida es un regalo.

 

Salmo 91:9-10 dice, “Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.” La presencia de Dios te amparará. Su presencia te sostendrá y te dará la fuerza para seguir adelante en este tiempo turbulento.

 

¡No es demasiado tarde! No para Estados Unidos, no para el mundo ... no para ti. SI te humillas y oras, Dios se acercará a ti.

 

Creo en las precauciones que estamos tomando para proteger a la sociedad y a nosotros mismos. Creo que existe una necesidad real de aplanar la curva y detener la rápida propagación de esta enfermedad mortal. Creo que eso es exactamente lo que el enemigo ha estado tratando de hacer para difundir la fe durante años. Si el enemigo puede callarnos, detenernos y evitar que compartamos la alegría contagiosa de Cristo, él logrará aplastar la fe.

 

¡Ahora es el momento de crear un impulso espiritual que se vuelva contagioso! A medida que afirmamos nuestros hogares e invitamos a la presencia de Dios a nuestra vida cotidiana como no lo hemos hecho en mucho tiempo, es una oportunidad para despertar nuestra fe y solidaridad como nunca antes. Puede que no nos reunamos en persona, no en nuestros edificios, ¡pero la iglesia se está uniendo como nunca antes! Nos unimos en oración, en ayuno, en comunión, y lo más importante, nos reunimos en nuestros hogares, con nuestras familias.

 

El tiempo es la esencia. Que este tiempo de distanciamiento social cree una intimidad sagrada. A medida que nos alejamos de las distracciones diarias, hagamos tiempo para la interacción espiritual. Invita a Dios a tu hogar. Quizás nuestro hogar es el templo del que hablaba cuando dijo: "Elegí y consagré este templo para que mi Nombre esté allí para siempre". Mientras hacemos nuestra parte para aplanar la curva de propagación de esta enfermedad, compartamos nuestra esperanza y generemos un movimiento de fe contagioso como nunca antes habíamos visto.

 

Ahora se ve mal, pero Dios no lo dejará como está. Regresa al propósito para el cual fuiste elegido. No te dejes consumir por el miedo y la duda. Más bien enciende un fuego de fe y esperanza.

 

Me recuerda esta cita del general Patton, quien sirvió en la Segunda Guerra Mundial: “No soy un hombre valiente ... la verdad es que soy un cobarde completamente cobarde. Nunca he estado en el sonido de un disparo o visto una batalla en toda mi vida que no me haga asustar lo suficiente como para sudar en las palmas de mis manos."

 

No somos inmunes al miedo ni a la razón. Y nadie espera que ignoremos el riesgo. Pero, no obstante, la fe. Enfrentamos el futuro con palmas sudorosas, con esperanza en nuestros corazones, con una oración en nuestros labios y valor para que mañana sea mejor que hoy. Dios no nos ha olvidado. De hecho, Él nos instruyó para este mismo día: humíllate, ora y busca SU rostro y vuélvete de tus malos caminos, entonces EL escuchará del cielo y perdonará tu pecado y sanará tu tierra.


Related Posts


Related Products


Related Broadcasts