Varas y Rocas, Parte 2

Deja de pensar que Dios no puede usarte. No busca lo espectacular, no busca la perfección. ¡Él está buscando personas ordinarias a quienes ya equipó con todo lo que necesitarán para hacer milagros notables para Dios! Si palos y piedras pueden cambiar la historia, ¡imagínense lo que puede hacer una persona dispuesta en las manos de Dios! ¿Qué hay en tus manos? ¿Qué hay justo enfrente de ti? Abre tus ojos y mira lo que Dios ve. Es hora de dejar que las rocas de tu vida testifiquen de la gloria de Dios.