Pregunta, Busca, Toca (Parte 1)

Es la hora de la medianoche y hay una cosecha de personas en el mundo que esperan experimentar a Cristo. Si no conocemos a Dios íntimamente, no tendremos nada que dar a nuestros amigos y familiares no salvos. La forma de alcanzar a los perdidos es orar e interceder por ellos. Como el hombre en Lucas 11, cuando oramos persistentemente, Dios contesta nuestras oraciones. Cuando Dios conteste nuestras oraciones, veremos un avivamiento.