La Bendición está en el Quebrantamiento