El Poder de las Oraciones Audaces

En la generación anterior al nacimiento de Cristo hubo una gran sequía. Sólo quedaba un profeta judío y era conocido por ser un hombre de oración. Dios no había enviado ninguna palabra a los judíos por más de cien años. Debido a la sequia, el pueblo fue donde el profeta y le pidió que orara por lluvia. Cuando comenzó a orar tomó un bastón y comenzó a dibujar un círculo masivo. Luego se arrodilló y comenzó a orar con gran autoridad--- declarando que no se movería de ese círculo hasta que Dios bendijera la tierra con lluvia. La historia registra que casi de inmediato, las gotas de lluvia comenzaron a descender a medida que las oraciones ascendían. Llego una brisa de lluvia. Mientras la gente estaba asombrada, el profeta no se conmovió por un poco brisa. Continuo, y pidió tanta lluvia que el pueblo supo que Dios se había movido. Hizo una última oración---esta vez, no solo por la lluvia, sino por el favor para el pueblo de Dios, mientras la lluvia se permanecía y continuaba durante días. La sequía termino y la crisis se evitó. La historia judía registra que el poder de la oración de un hombre salvó a una generación.

 

sigue leyendo >>